Cezanne y el extraño comportamiento de los colores (Colores que avanzan y retroceden)

Mayo 3, 2016, 2:27 PM

A Cézanne le fascinaba el hecho de que al pintar haya colores que parecen alejarse de nosotros e irse al fondo del cuadro y a su vez hay otros colores que parecen muy cercanos a nosotros y que por ello aparentan avanzar hacia el frente del cuadro. A este fenómeno se le llama colores que avanzan y colores que retroceden. La teoría dice que los colores cálidos aparentan avanzar y los colores fríos aparentan retroceder.

zpirnot_color1-01

Esta cualidad de los colores nos permite producir la sensación de especialidad en un lienzo aún cuando pintemos en abstracto y no haya un espacio físico reconocible. El siguiente cuadro de Hans Hofmann, pintor conocido por su técnica de “empujar y jalar” basada en el uso de los colores que avanzan y retroceden, es un muy buen ejemplo de esto.

 

Hans Hofman

Hans Hofmann

 

Sin embargo, aparte de su temperatura hay otros factores que influyen en cómo percibimos el avanzar y retroceder de los colores. Cómo habrán notado en el anterior ejemplo de Hans Hofmann hay colores cálidos (amarillos) que aparentan ir hacia el fondo del cuadro y colores fríos (azules) que aparentan ir hacia el frente. Esto se debe a que aparte de la temperatura la cantidad de blanco, negro o gris también afectan cómo percibimos los colores y a veces más que la temperatura del color por sí misma. En el siguiente ejemplo podemos ver fácilmente cómo al agregarle distintas cantidades de gris, blanco o negro a un mismo color, éste parece retroceder en mayor o menor medida.

Advancing and Receding Colors Adobe Photoshop 6.5 x 9.5 inches October 21, 2001 produced for VDEO 2213- 2D Design with the Computer Fairleigh Dickinson University

 

Esto quiere decir que entre más se agrisa un color más da la sensación de alejarse y entre más puro y brillante es, más da la sensación de acercarse. Por lo tanto si combinamos ambos factores, tanto la temperatura del color como el agrisamiento podremos generar una fuerte sensación de espacialidad, misma que sería imposible si sólo utilizamos uno de estos dos aspectos. La gran ventaja de este fenómeno, es que nos permite pensar nuestros lienzos como espacios tridimensionales virtuales y no solo como planos bidimensionales. De esta forma componer se vuelve más que un sólo ubicar pintura u objetos representados sobre un lienzo plano y se transforma en ubicar objetos y brochazos en un espacio tridimensional, enriqueciendo tanto la experiencia del pintor como la del observador. A esto le llamamos perspectiva por color y composición tridimensional, y si bien formalmente esta forma de entender el color surgió durante el siglo XX, muchos pintores de épocas anteriores –como Cézanne– se dieron cuenta de ello y lo utilizaron en sus cuadros, incluso más que los pintores actuales. Quizá el más grande ejemplo de ello podemos encontrarlo en la pintura de Velázquez, el llamado por algunos “el pintor de la atmósfera”, sin embargo existen ejemplos en la pintura europea desde la edad media e incluso hay ejemplos de esto en la pintura de culturas no occidentales.

 

Velázquez_-_La_Fábula_de_Aracne_o_Las_Hilanderas_(Museo_del_Prado,_1657-58)

Diego Velázquez, Las Hilanderas, Óleo sobre tela, 1657-58.

 

Pieter Bruegel the Elder, Landscape with the Flight into Egypt, 1563

Pieter Bruegel el Viejo, Paisaje de la Huida a Egipto, 1563

 

Caspar David Friedrich, Moonrise over the Sea (Mondaufgang am Meer), 1822, Alte Nationalgalerie, Berlin

Caspar David Friedrich, Moonrise over the Sea (Mondaufgang am Meer), 1822, Alte Nationalgalerie, Berlin

 

The Iron Forges of Quint circa 1839 Joseph Mallord William Turner 1775-1851 Accepted by the nation as part of the Turner Bequest 1856 http://www.tate.org.uk/art/work/D24823

The Iron Forges of Quint circa 1839 Joseph Mallord William Turner 1775-1851 Accepted by the nation as part of the Turner Bequest 1856 http://www.tate.org.uk/art/work/D24823

 

Hasegawa Tōhaku , Pine Trees

Hasegawa Tōhaku , Arboles de pino, tinta sobre papel, 1593.

 

Francis Bacon, “Tríptico em memória a George Dyer” (1971)

Francis Bacon, “Tríptico en memoria a George Dyer” (1971)

 

El fenómeno de los colores que avanzan y retroceden ocurre por dos factores distintos. Por un lado los colores cálidos y los colores fríos tienen distintos puntos focales en la retina y debido a esto sentimos que unos son más cercanos o lejanos a nosotros que otros. Por otro lado, nuestro cerebro ha sido condicionado a lo largo de varios miles de años a interpretar de forma específica los colores de nuestro entorno y en relación a lo que ocurre en la naturaleza nuestro cerebro a aprendido a reaccionar inconscientemente ante el color. No hace falta más que analizar algunas fotografías de paisaje para corroborar esto.

 

9585B235520349139F29F3A5B2ABD828

WPGSC828

valley_house-1600x900

 

Paul_Cézanne_Portrait of Victor Chocquet 1876–1877 46 × 36 cm

Paul Cézanne, Retrato de Victor Chocquet, 1876-1877, Óleo sobre tela, 46 x 36cm.

 

Un comentario to “Cezanne y el extraño comportamiento de los colores (Colores que avanzan y retroceden)”

  1. Los bajotonos de los colores: secretos del colorido vibrante - ttamayo.com en ttamayo.com dijo:

    […] delgadez o grosor de sus moléculas) es que nos permite jugar mucho más con la sensación de los colores que avanzan y retroceden. El grosor de los pigmentos, como mencioné en textos anteriores, tiene la capacidad de producir la […]

Dejar un comentario: