La importancia de las sienas, ocres y tierras en la paleta del pintor

Mayo 8, 2017, 10:45 PM

Las sienas, ocres y tierras son todos pigmentos tierra. Por tierra en este contexto no me refiero exclusivamente a su color, pues tradicionalmente estos tres tipos de pigmentos son extraídos directamente de la tierra. Por ejemplo, las sienas solían ser extraídas de lugares cercanos a Siena, Italia. De igual manera, la tierra verde de Verona era efectivamente extraída de Verona.

Hoy día muchos de estos pigmentos son creados con mezclas de varios otros pigmentos: se utilizan óxidos e incluso mezclas de pigmentos modernos para producirlos. Sin embargo, muchas de estas mezclas, pese a imitar el color, no imitan otras características de los pigmentos originales. Esto se debe a que la importancia de dichos pigmentos no sólo radica en su color y la estabilidad del mismo, ya que parte de lo que los hace valiosos es su delgadez, capacidad de pigmentación y transparencia, entre otras cosas. Por tanto, pese a que tengamos colores con tonalidades similares, no obtendremos los mismos beneficios de los materiales originales. En este texto hablaremos de algunos de los beneficios de estos pigmentos y sobre su importancia en la paleta de cualquier pintor.

 

Set de tierras ttamayo

El color de sienas, ocres y tierras

El color de todos estos pigmentos es el que la naturaleza les dio. A lo que me refiero con esto es que, a lo largo de la historia de la tierra, han sido los cambios en las condiciones del terreno las que dieron a todos estos pigmentos su color. Los pigmentos siena, por ejemplo, obtienen su color amarillento característico de yacimientos de hierro y manganeso cercanos a ellos. Los colores tierra sombra obtienen su color de los yacimientos de los mismos metales, pero en cantidades y condiciones distintas. Los ocres, por su parte, obtienen su color del hierro y la hematita, y algunas tierras verdes obtienen su color del silicato de hierro.

La oxidación de los metales cercanos a estas tierras, la erosión y otras acciones mismas de la naturaleza hacen que los distintos minerales se mezclen. Como resultado, obtenemos una gran gama de pigmentos en distintos lugares de la tierra, con variedades tonales diversas.

 

 

Sedimentación

Pero el color no es la única característica de estos pigmentos que tiene que ver con los ciclos de la naturaleza. Otro aspecto sumamente importante de los mismos es su opacidad o transparencia. Ésta se define en función de las moléculas más o menos compactas que componen estas tierras. Como puede verse en experimentos simples de sedimentación, los materiales más densos tienden a irse al fondo y los más delgados tienden a quedarse en la superficie. Las diferencias de delgadez molecular entre estos pigmentos, según la forma en que ellos fueron consolidados, produce considerables distinciones en los usos que pueden darse a los mismos, independientemente de su color.

 

Pigmento siena natural.

 

Sienas

Pigmentos como las sienas son tierras muy delgadas que, a causa de la sedimentación de la región en que se encuentran, poseen mayor cantidad de silicatos finos. Esta peculiaridad hace que dichos pigmentos sean traslúcidos y delgados. Durante el renacimiento y en épocas posteriores, tales características hacían que las sienas tuvieran gran valor para los pintores. Su delgadez permitía hacer fondos vibrantes o lejanías que aparentaran ser sumamente distantes. Así mismo, otorgaba la posibilidad de realizar veladuras luminosas que, gracias a las sienas, podían permanecer traslúcidas, siendo a la vez muy tintantes.

De entre los distintos tipos de tierras, las sienas son las más transparentes. Tradicionalmente éstas eran extraídas de las proximidades de Siena en la Toscana italiana. Sin embargo, desde 1930 los yacimientos fueron agotados y la fuente de pigmento fue suplantada por otras regiones de Italia como Sicilia y Cerdeña. Las sienas son de los pigmentos con mejor estabilidad y permanencia; hoy en día muchos fabricantes de pigmentos seguimos utilizando tierras que, aunque no provienen de Siena, poseen características similares. No obstante, muchos fabricantes comerciales producen sus pigmentos siena con colores sintéticos modernos (PY 42) y óxidos (PR 101, entre otros) que aunque imitan el color, no poseen todas las propiedades del pigmento.

Entre las sienas naturales existen sienas amarillentas, rojizas, naranjas, rosas y muchas más. Existen también un tipo de sienas muy comunes conocidas como sienas tostadas, que poseen tonos más rojizos que las sienas naturales. Como su nombre lo indica, son sienas que fueron, literalmente, tostadas. El proceso del tostado hace que el óxido de hierro que contienen se convierta en hematita. De ahí adquieren su color rojizo, sin perder sus demás características.

 

 

Ocres

El componente que da a los ocres su color es el hidróxido de hierro, que puede ser encontrado virtualmente en cualquier parte de la superficie de la tierra. Por lo general, hay grandes concentraciones del mismo en áreas húmedas cercanas a ríos, fondos de lagos o en pantanos. Hoy en día existe una gran variedad de pigmentos óxidos, muchos de los cuales son extraídos directamente de la tierra, mientras otros son procesados a partir de desperdicios industriales de metales. Muchos pintores llamamos a los colores de los pigmentos óxidos por el nombre de ocres, sin hacer distinción. Sin embargo existe – como pigmentos – una diferencia importante entre unos y otros.

Cuando se extraen de la tierra, los pigmentos ocres naturales contienen también otros compuestos químicos. Por lo general incluyen un color principal (óxido pulverizado), un color secundario (óxido igualmente) y arcilla. Éste último elemento juega un papel de gran importancia en las características finales del pigmento. La arcilla principalmente está hecha de silicatos, pero en ella se encuentran muchos otros compuestos. Éstos pueden variar tremendamente de región a región, cambiando su composición drásticamente.

Las variaciones en su composición influyen considerablemente en la apariencia de los colores al ser utilizados para pintar. Incluso aunque tengamos tonos idénticos, si su composición es distinta refractarán la luz de manera completamente diferente. Unos serán muy opacos, otros lustrosos; algunos más o menos traslúcidos y algunos tendrán al secar una apariencia similar al terciopelo. Esta característica de los ocres naturales hizo durante muchos siglos que los de ciertas regiones fueran particularmente valorados por los gremios de pintores. Dichos pigmentos poseían composiciones afortunadas, ideales para ciertos procesos técnicos que eran sumamente valorados por los pintores de la época.

 

Óxidos

Pese a que los ocres están pigmentados con óxidos, los pigmentos a los que llamamos óxidos en la actualidad son generalmente fabricados artificialmente. Dichos pigmentos poseen colores similares a los de los pigmentos ocres, mas tienen la característica de ser sumamente cubrientes. Colores como el legendario Bold de Armenia son pigmentos óxidos muy finos y cubrientes: éste en específico se utilizo como fondo para dorado por varios siglos en la pintura europea.

A diferencia de los ocres y sienas, los óxidos no suelen ser tan traslúcidos. A su vez, por lo compacta que es su composición molecular, son considerablemente refractantes. Existe gran variedad de tonos óxidos: los hay verdes, amarillos, naranjas, rojos, morados y sombras de todos los anteriores.

 

 

Tierras verdes

Las fuentes de tierra verde no son tan comunes como las de otras tierras. Éstas generalmente se encuentran en lugares donde antiguamente hubo mar. Los yacimientos más grandes de este tipo de tierra se encontraban en Chipre y Europa central, aunque hoy en día están casi agotados. Existía también un yacimiento muy importante cerca de Verona, Italia, como ya se mencionó, pero por desgracia ese también está agotado. Actualmente muchos fabricantes de pinturas artísticas sustituyen la tierra verde por mezclas de ftalocianinas u otros pigmentos verdes, que mezclan con pigmentos amarillos ocre u óxidos para producir un color similar. Por desgracia, particularmente en este tipo de pigmento, sus cualidades son difíciles de imitar.

La tierra verde en la antigüedad era particularmente valorada por los pintores. No existían muchos pigmentos verdes en la paleta del pintor y muchos de los que existían eran muy caros. Por lo general, los artistas usaban un color al que llamaban verdaquio, el cual se produce con ocre y pigmento negro. De esta mezcla surge un color grisáceo de tono verdoso que es particularmente útil para pintar tonos de piel. Los verdaquios pueden mezclarse con distintos tonos de ocres amarillos, naranjas y diferentes negros. Los negros más utilizados para este fin solían ser el negro de vid y el carboncillo. Un gran ejemplo del uso de verdaquios podemos encontrarlo en la obra del pintor Anders Zorn, quién en muchos de sus cuadros utilizaba una paleta limitada de Rojo bermellón, Amarillo óxido limón, Negro de marfil y Blanco de plomo.

 


Anders Zorn, Emma Zorn, óleo sobre tela, 40.2 × 60.6 cm, 1887.

 

Tierras de sombra

Existe un gran variedad de tierras de sombra y otros colores de sombra. Entre estos encontramos: Pardo Vandyke, Óxidos de Marte, sepias, tierras de sombra natural, tierra de sombra tostada e inclusive sienas obscuras naturales o tostadas. Todos éstos poseen las respectivas características antes mencionadas: algunos son traslúcidos (sienas), otros son cubrientes (óxidos) y otros tienen una gran cantidad de variaciones intermedias (tierras con distintos tipos de arcilla).

Algo interesante de muchas tierras de sombra es su gran riqueza tonal. Como ya se dijo, distintas tierras contienen distintos pigmentos en sus mezclas, además de diferentes tipos de arcilla, lo que hace que sus colores posean una gran riqueza y vibración. Cuando observamos un color en pigmento -o incluso y ya disperso en un medio como podría ser acuarela u óleo-, pese a que vemos un color general, nuestro ojo también percibe la riqueza cromática del mismo. La realidad es que aunque un color esté perfectamente mezclado, las partículas de pigmento nunca se terminan de mezclar del todo. Esto hace que percibamos en algunos colores una mayor riqueza tonal o cierta vibración. Es por estas cualidades que las tierras de sombra tienen la posibilidad de enriquecer tanto nuestros cuadros.

 

 

Tierra de sombra natural.

 

 

 

2 comentarios to “La importancia de las sienas, ocres y tierras en la paleta del pintor”

  1. Sandra Beltrán V. dijo:

    Me parece sumamente interesante y educativo ! Mil gracias !

  2. Miguel Angel Zaldivar dijo:

    Muy buen artículo. Gracias.

Dejar un comentario: