El aceite de linaza refinado en la pintura al óleo

julio 24, 2017, 11:32 PM

La pintura al óleo se ha fabricado con aceite de linaza desde hace varios siglos. A través del tiempo, este aceite ha sido el más empleado por los pintores por varias razones, siendo la más importante la flexibilidad que las películas del aceite de linaza mantienen durante décadas, aún después de secar. Otra razón importante se relaciona con la tela más empleada para pintar, que es el lino. Esta tela proviene de la planta de lino, al igual que la semilla de linaza de la cual proviene el aceite en cuestión. Es por esta razón que ambos materiales comparten muchas cualidades y trabajan en conjunto de forma insuperable.

Hoy en día existen distintos tipos de aceite de linaza que se emplean para pintar al óleo. Hay aceites de distintos grosores y espesados mediante distintos procedimientos. Aceites refinados, prensados en frío, centrifugados, aceites polimerizados, cocidos, espesados “al sol” y orgánicos, entre otros. Incluso hay muchos aceites de otras plantas que se usan en la pintura de óleo, como el aceite de girasol, de nuez o de adormideras. Algunas de estas alternativas también se han utilizado desde hace siglos, mas nunca como sustitutos de la linaza. Dichos aceites tienen funciones específicas en la pintura. De la misma manera, los distintos aceites de linaza tienen sus propias funciones específicas.

Aquí hablaremos de las particularidades del uso del aceite de linaza refinado en la pintura al óleo. Dentro de los aceites de linaza que se emplean en la técnica de óleo, así como en la pintura al temple, el aceite refinado es el más fluido de todos. Actualmente es uno de los más utilizados.

 

Lino belga y aceite de linaza espesado ttamayo

 

Antecedentes

La palabra óleo proviene del latín oleum, que originalmente quería decir aceite de oliva y que luego fue empleada para referirse a otros tipos de aceites. Pintura al óleo, por consiguiente, quiere decir pintura al aceite.

Se dice que la pintura al óleo comenzó con los hermanos Van Eyck a principios del siglo XV. Sin embargo, su tipo de pintura al óleo no era idéntica a la actual, pues en realidad era pintura de temple a la que se le agregaba extra aceite. El aceite de linaza ya era empleado en la pintura al temple por pintores previos a los Van Eyck, por lo que no es cierto que fueron ellos quienes inventaron la técnica de óleo. Lo que hace que se use la obra de estos hermanos como el punto de partida de esta técnica, es que en su pintura es más obvio el incremento del aceite dentro de la técnica de temple que en la obra de otros de sus contemporáneos.

El tipo de aceite que se usaba en la época de los Van Eyck para pintar al óleo era aceite de linaza delgado o de espesado ligero. Este aceite se mezclaba en forma de barniceta junto con temple. Siguiendo la regla de oro al trabajar la técnica de temple junto con la de óleo, la forma de trabajar este material era de magro a graso. Más temple aguado en las primeras capas, agregándole poco a poco a este temple aceite hasta pintar casi exclusivamente con aceite.

 

Jan van Eyck, Retrato de la familia Arnolfini, 1434,  Copyright © The National Gallery, London

 

Aceite de linaza refinado antiguo y actual

Antiguamente el aceite de linaza era extraído por un sistema conocido como prensado en frío. Este sistema mantiene intactas las cualidades de la linaza, puesto que no se le somete a calor ni se emplean otros químicos en la extracción del aceite. Aún hoy se emplea el mismo sistema para extraer aceite para fabricar pintura y otros medios. Sin embargo, el aceite que surge de este proceso es principalmente usado en restauración de obras antiguas al óleo, producidas en su momento con el mismo tipo de aceite.

Para poder ser utilizado, el aceite de linaza prensado en frío requiere ser filtrado. Se le deben extraer partículas harinosas, provenientes de la semilla, que se conocen cómo mucílago. Si no se extraen estas partículas, el aceite será propenso a ser comido por hongos y líquenes, comprometiendo la vida futura de la obra.

Hoy en día el aceite de linaza prensado en frío es empleado principalmente por la industria alimenticia. Por lo general, los aceites más empleados para la fabricación de óleo son aceites de linaza refinados de forma mecánica con calor y aceites de linaza refinados con uso de alquídicos. Hay aceites refinados de distintas calidades; algunos poseen un mayor grado de pureza que otros e inclusive hay variables en su nivel de acidez. Lo ideal es emplear aceites de linaza que hayan sido sometidos a procesos específicos para la fabricación de pintura artística, la cual posee altos estándares de pureza y es cuidadosa en cuanto al pH del producto final.

 

De izquierda a derecha: aceite de nuez ttamayo, aceite de linaza refinado ttamayo, aceite espesado ligero ttamayo, aceite espesado medio (stand oli) ttamayo, aceite espesado denso ttamayo

 

Aceite de linaza refinado alquídico

Dentro de la industria de materiales para arte, los aceites alquídicos son los más nuevos que esta industria produce y utiliza. Los aceites en cuestión son refinados mediante procedimientos modernos, dentro de los cuales se emplean aceites minerales y recinas alquídicas además del aceite de linaza. Como ventaja, estos aceites poseen un tiempo de secado más veloz. Otra ventaja sería que con el tiempo amarillean mucho menos que el aceite de linaza convencional. Las virtudes que presentan este tipo de aceites se asocian con su misma cualidad mineral.

A la larga, las películas de pintura alquídicas poseen una estabilidad similar a la del acrilato, haciéndolas menos duraderas que las del aceite puro de linaza. Sin embargo, este tipo de óleo es ideal para ser utilizado en técnica mixta de óleo y acrílico. La misma mezcla de aceites empleada para la fabricación de este aceite lo vuelve mucho mejor compañero del acrilato que el óleo convencional.

 

 

Usos del aceite de linaza ligero en la pintura antigua y actual

La pintura de óleo tiene varias características que la diferencian de la técnica de temple de la cual surgió. El colorido de la pintura al óleo es más profundo que el de la pintura al temple, con lo que quiero decir que los colores al óleo, aún secos, aparentan ser un poco más obscuros que en la técnica de temple. Al permitir trabajar de forma distinta los contrastes, este aspecto de dicha técnica fue apreciado por los pintores barrocos y renacentistas. Por otro lado, el acabado del óleo es más lustroso que el del temple. Además y por si fuera poco, el óleo es un material con mucha mayor resistencia a la humedad que el temple. Este último es sumamente susceptible a la misma, incluso llenándose de hongos en situaciones de mucha humedad, pese a estar ya seco.

Hoy en día el aceite de linaza ligero tiene varios usos, tanto en técnica de óleo como en temple. Es ideal para la fabricación de óleos que serán entubados, ya que su fluidez permite a la pintura de óleo salir fácilmente del tubo, aún tras deshidratarse debido al paso del tiempo. A causa de su gran cantidad de agua, este aceite posee un tiempo de secado más veloz que el de los aceites espesados, permitiendo un ritmo de trabajo más dinámico. Su delgadez lo hace bueno para trabajar pintura de veladuras, volviendo al aceite de linaza ligero una adición ideal a la técnica de temple.

 

Claude Monet, Mujer con Parasol – Madame Monet y su hijo, 1875

 

Usos pictóricos del aceite de linaza de espesado ligero

Otra cualidad del aceite de linaza refinado, que muchos pintores consideran valiosa, es la capacidad que tiene de registrar mejor el trazo. Puesto que los aceites gruesos tienden a nivelarse tras ser untados sobre un lienzo, no son ideales para emplearlos por sí solos en pintura expresiva. Los aceites delgados, por otra parte, son menos pesados y secan más rápido. Estas razones los vuelven magníficos para pintura gestual o simplemente más expresiva.

A pesar de ser ideal para registrar el trazo del pincel, el aceite ligero tiene algunas desventajas en su uso en la pintura de impasto. Puesto que contiene una gran cantidad de agua, el aceite refinado con que se fabrica el óleo entubado tiende a encoger cuando seca. Esto hace que los cuadros empastados y pintados únicamente con este tipo de aceite se vean “rechupados” con el tiempo. Para contrarrestar este hecho lo ideal es emplear aceites espesados, ya que mantienen mejor su cuerpo. De este tema hablaremos más en la próxima publicación.

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario: